[17 gener, 2011]

LA TRIBU DE LOS CAMPS

Enrique Herreras VALENCIA

«Valéncia-zombi» TEATRE MICALET ► int: Xavi Castillo, Arantxa González, Enríe Juezas, Nuria Martín, Panchi Vivó. Dirección: Xavi Castillo. Producción: Pot de Plom.

LEVANTE-EMV VALENCIA

Antes de que el Partido Popular, a nivel estatal, recurriera para felicitar la Navidad a un vídeo en el que los miembros de la dirección emulan a La tribu de los Brady, aquí, Xavi Castillo ya nos había descubierto otra tribu popular, la de los Camps. Así, personajes como Rita, Rus, Fabra, o el propio Camps se han convertido en carne paródica para este mordaz showman. Pero si lo normal es ver a Castillo en solitario, ahora se ha acompañado por un buen reparto (Arantxa González, Enric Juezas, Nuria Martín, Panchi Vivó) para tener mayores posibilidades en su finalidad, como diría Boadella, de exorcizar a la señalada tribu.

El montaje tiene un antecedente, “Iuventutis day“, estrenado en esta misma sala en la anterior temporada, y donde a esta familia se le añadía uno más, el Papa. Pero si en aquél contaba con la codirección de Joan Peris, y no salía a escena Castillo, en éste, el propio actor alcoiano ha tomado las riendas en solitario, y él mismo es parte del espectáculo. En este sentido, la propuesta se resiente por un exceso de ocurrencias, por lo que, opino, el espectáculo debiera ir puliéndose con el tiempo. Puliéndose y lijándose para dejar lo mejor, los momentos en donde triunfa el ingenio y los hallazgos teatrales, como acontece en las escenas de la compañía checoslovaca, la de la visita de los políticos al laboratorio, la utilización de los vídeos, o la sorpresa de la valencianización del Trhiller de Michael Jackson. En todo caso, el trabajo siempre entretiene, y divierte, está repleto de guiños al público, y también destaca la idea original cuya acción transcurre en el Polígono Fuente del Jarro, un bello vergel que esconde unos laboratorios secretos, donde un científico subvencionado por el Consell busca la fórmula del superhéroe valenciano. Pero, al final todo se transforma en gran evento zombi-fallero-apocalíptico. Más allá de lo concreto, destacaría de nuevo un modo de entender el teatro de corte aristofánico y juglaresco, irónico con la realidad política actual. Fresco, del día, ya que se nutre de los personajes que más salen en Canal 9.