[11 gener, 2011]

El passat dia 9 de gener va tindre lloc l’última funció de l’espectacle “València Zombi” al Teatre Micalet. Ha estat una temporada fantàstica amb molt bona assistència de públic amb plens totals continus i molta gent que-danse fora sense poder entrar. Les crítiques també han estat favorables i volem reproduir una de Nel Diago publicada en la Cartelera Turia.

Entrega de Premis

Viendo este nuevo espectáculo de Pot de Plom me acordé inevitablemente de la ” novela de Richard Matheson, Soy leyenda” y de sus múltiples adaptaciones cinematográficas que, sin duda, han servido de inspiración y soporte para la trama apocalíptica de esta sátira política que Xavi Castillo ha ideado con su habitual desparpajo. Una metáfora clara y contundente de la disparatada e insufrible, para muchos, realidad política de la sociedad valenciana, que el creador alcoyano expone aquí desde su triple condición de actor, autor y director de un escogido y magnífico elenco (Panchi Vivó, Enric Juezas, Arantxa González y Nuria Martín). O sea, que no se trata de una más de sus excelentes bufonadas, sino de un espectáculo al estilo de Iuventutis Day, sólo que aqui Castillo se implica mucho más al abordar la dirección escénica en solitario y, además, participar como actor. El resultado es, por ello, un tanto excesivo y desprolijo. Castillo no ha sabido o no ha querido fijarse límites y eso perjudica la eficacia del conjunto. Hablo, por supuesto, de límites estéticos, no de límites políticos, que hoy no deben existir, ya los pondrán otros si quieren; aunque no: Camps, Rita, Rus, Fabra y compañía parecen haber asumido que Xavi Castillo es su bufón particular y se resignan a ello (se limitan a vetarlo en algunos municipios). Como es natural, el espectáculo no tiene nada de didáctico. Pasaron ya los tiempos en que se creía que el teatro podía despertar conciencias. En modo alguno. Quienes asistimos a los montajes de Pot de Plom ya estamos suficientemente concienciados. Pero al menos nos queda el humor para no desesperar del todo. Y eso es mucho. Castillo sigue agrandando su leyenda.